domingo, 16 de junio de 2013

Hablando con Soledad

Uno de los tantos días que desperté con mi ya tan acostumbrada amiga Soledad, estuve hablando con ella de vos. Le había dicho que no sabía que era lo que sentía. Le consulte que sabía ella del amor, y si podría decirme si era eso lo que sentía por ti.

Soledad, como me conoce de memoria, me respondió de la siguiente manera: Davilo, ¿Vos querés o no que sea amor? Ya muchas otras noches estuvimos hablando de esto y de que es lo que sentías por ella. ¿Qué es lo que te hace dudar tanto de poder decir si es amor o no? ¿Es el temor de perderla? ¿El que te vuelva a pasar lo mismo que alguna vez viviste y tanto mal te hizo? Hay respuestas que solamente vos, en lo más profundo de tu subconsciente sabrás.

Si es que tienes miedo a perderla, te cuento que de igual manera si es que no te arriesgas, la perderás. Vendrá otro que así como vos, ve y reconoce todas sus cualidades aparte de belleza. Estás cometiendo el peor error, estás dejando que se la lleven por la cobardía de un resultado que de igual manera se dará si es que no haces nada.

El sufrimiento forma parte de la vida, no existe vida sin dolor. Sabes qué tipo de mujer es. No es de las que te pueda hacer pasar lo que alguna vez viviste. Supongamos que no es para vos, vivirás algo por lo que ya has pasado. Si bien es una experiencia fuerte, no es la muerte. El luchar por algo que uno desea siempre trae esfuerzos y marcas, pero son esas marcas las que te harán más fuertes.

Y la respuesta más importante. ¿Seguís dudando? Sólo mira lo anteriormente dicho. No te estaría alentando a hacer algo que no fuese por amor. No te estaría hablando de un sentimiento que me doy cuenta no estás albergando dentro de tu corazón.  Si no fuese amor lo que sientes por ella, hubiésemos estado hablando de tu querido Club Libertad. ¿O no?

Y fue con esas palabras que Soledad me dijo, me di cuenta que después de mucho tiempo volví a sentir algo importante por alguien. Y si, el riesgo es grande. Si fallo, será mucho el dolor de perderte. Pero si lo consigo, será grande la felicidad por tenerte.


PAZ Y BIEN A ERE EREA