jueves, 30 de junio de 2011

¿Soy lo que tengo?


Particularmente siempre he dicho que fui, soy y seguiré siendo un niño. Muchos de mis pensamientos se basan en la ilusión que tengo de que el mundo sea como debe ser y no como es actualmente. Algo que yo no creía existía con tanta fuerza es el interés en las personas. Nunca terminé de entender del porque había quienes su forma de vida era el “tener”, y para otras el estar con alguien que “tiene”.

Ahora más que nunca me doy cuenta de que las personas se fijan en alguien solamente por sus posesiones gracias a la inversión que realizó mi viejo. Se compró un vehículo. Claro que no es un 0km, no le da el cuero (jajaja). Pero si es un auto que es lindo por fuera y de una marca relativamente respetada. Para mí siempre esa clase de cosas como el vehículo, ropas de marca y demás yerbas no te hacían más vistoso, sino lo que uno realmente es. Cosa que para mi sorpresa no es así.

Un fin de semana en el que festejamos el cumpleaños de una amiga, he pedido el permiso correspondiente para poder utilizarlo, me lo presto (únicamente porque es una de mis mejores amigas, de lo contrario a dormir se ha dicho). Correctamente preparado con mi camisa de FabriOfertas (tienda de venta de ropas de saldos) salí de mi casa. Para empezar el tour fui a comprar un caramelo de la estación de servicio y fue allí donde las miradas de interés iniciaron y no pararon hasta que dejé el auto en el garaje a la vuelta de la discoteca.

No entiendo como algo material como un vehículo puede hacer sentir superior a alguien, es algo material, finito, con un choque o robo no lo tienes más. No me voy a hacer del personaje 100% humilde. Pero estar con alguien por sus pertenencias es algo que no hago y me molesta de sobremanera en los demás. Evidentemente que la persona no es el auto, ¿Qué pasará el día que me quede sin móvil?.

Me parecen un asco de humanos aquellos que se dejan guiar por las apariencias. Como he dicho no soy un tipo totalmente humilde, pero en el aspecto monetario si lo soy. Y no entiendo porque estas personas creen que por usufructuar las cosas de otros serán mejor vistos por la sociedad en general. Es más, solamente mal se piensa de estos engendros interesados. Y si es de público conocimiento como piensa el hombre en general, ¿Por qué insisten en ser así?

El día en que tengan un pensamiento propio, que se den cuenta que lo único que hace superior a otros es… ni siquiera sé que es, será el día en que a estas personas yo las respete.

Sinceramente, ojalá todas estas personas mueran, en segundo lugar el dinero se queme y por último que Nizugan haga que desaparezcan todas las cosas que supuestamente dan sensación de “elitismo” o superioridad a quienes forman parte de la sociedad.

PAZ Y BIEN A ERE EREA