miércoles, 7 de julio de 2010

A mis amigos filósofos...

Cuando terminamos el colegio llega el momento en el cual tenemos que elegir la carrera que vamos a seguir. Es uno de los momentos más difíciles de nuestra vida ya que la decisión que tomemos marcará el resto de nuestras vidas. Aparece la gran duda de si estudiamos aquello que nos dará felicidad personal o una billetera bien cargadita. Normalmente optamos por la segunda.

Mucho de lo que la gente no comprende es que no es la carrera la que nos brindara dinero, sino el profesionalismo que pongamos en desempeñarla en la vida laboral. Entre las carreras “seguras” se encuentran medicina, ingeniería, administración, contabilidad, derecho, por nombrar algunas. Luego se encuentran aquellas que son “menores” por así decirlo, trabajo social, letras, historia, filosofía, ciencias de la comunicación (mi carrera).

Recientemente, haciendo una broma “ofendí” (no sé si llamarlo de esta manera) a personas que estudian una de estas “carreras menores”. Pido las respectivas disculpas si les hice sentir mal o lo que haya generado en ustedes, mi intención no fue hacerlo. Les comento, que también yo estoy en una situación muy similar a la de ustedes. Así como muchos en su caso ven su carrera solamente para la enseñanza y en realidad abarca mucho más que eso, la mía es así también. Estudio ciencias de la comunicación y no necesariamente tengo que ser únicamente periodista.

Entiendo que la filosofía es también para una satisfacción personal y ayuda a las personas a ver desde nuevas perspectivas al mundo. Como bien su nombre etimológicamente dice es “amor a la sabiduría”, y el que sabe tiene una concepción distinta de la vida, hombre y el mundo. La misma ayuda al hombre no solo a conocer más, sino a darse cuenta en que ha fallado y en que debe mejorar.

Es una ciencia que no solo sirve para enseñar el nihilismo, existencialismo, positivismo, pensamientos socráticos, aristotélicos, platónicos. Creer que estudiar filosofía es para comprender a Nicolás Maquiavelo, Friederich Nietzsche, J.P. Sartre para luego explicárselo a otros es totalmente ridículo. Ella busca que el hombre utilice la mayor parte de su raciocinio para encontrar la mayor cantidad de respuestas ante sus dudas existenciales.

Tal vez me este equivocando en como veo a la filosofía, tal vez no. Simplemente quiero demostrar que no veo a ella para que uno necesariamente se dedique a la enseñanza luego de terminada la facultad. Abarca mucho más que repetir lo que dijeron grandes pensadores. Tal vez me “me bañe en mi inmundicia”, pero así como hay cosas que se, también hay cosas que no. Y para estas últimas estoy dispuesto a aprender si hay gente que esté dispuesta a “enseñarme” y mostrarme el lado correcto desde el cual debo de mirar las cosas.

PAZ Y BIEN A ERE EREA