miércoles, 21 de julio de 2010

La Humildad, ¿Existe?

Una pregunta tan simple que terminó siendo una de las más complicadas que me pudieron haber realizado. ¿Cómo sos? Respondí como siempre: sincero, carácter fuerte, digo las cosas en la cara, “humilde”. ¿Podrías definirme humildad? Y esta es la pregunta que marcaría mi destino. Era una entrevista laboral, después de 5 segundos de realizada la misma me di cuenta que no obtendría el trabajo. Más no es esto lo que debatiré. ¿Existe la humildad?

Buscando las diferentes formas en las cuales puede ser definida esta palabra encontré estas que me parecen las más resaltantes:
1. Actitud de una persona que no presume de sus logros, reconoce sus fracasos y debilidades y actúa sin orgullo (wordreference.com)
2. Virtud que consiste en el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y en obrar de acuerdo con este conocimiento. (rae.es)
3. Es la característica que define a una persona modesta, alguien que no se cree mejor o más importante que los demás en ningún aspecto. Es la ausencia de soberbia. (wikipedia.org)


Primera definición: Creo que no discutiremos que existen aquellos que logran conquistar el mundo y no se lo comentan a nadie, o cuando se equivocan admiten su error. Lo de actuar sin orgullo no sé. Evidentemente no se llega a la victoria por azar, se da un esfuerzo y se desea ser el mejor. Algo de amor propio tiene que haber para llegar a ser sobresaliente en lo que se realiza.

Segunda definición: No tengo ninguna objeción contra ella. Hay quienes dan solamente lo que pueden. No se esfuerzan más de lo necesario.

Tercera definición: Allí si ya es bastante difícil de creer que aún haya gente humilde. Todos creemos en que somos mejores en algo que alguien. De hecho, no podemos concebir un mundo sin sentirnos mejor que alguien. Laboralmente hablando nos ha pasado que nos molesto cierto acenso o alguna contratación de alguna persona que considerábamos menos preparados que nosotros para dicho puesto o trabajo.
Como me había dicho en ese momento este señor: “en un mundo tan competitivo, me cuesta creer aun en la existencia de la humildad”. No fue hasta ese segundo en que pensé en ello. Tanta competencia, a nivel empresarial, laboral, estudiantil, política, donde sea que estemos siempre tratamos de ser los mejores. Si nos guiáramos por este significado no existiría la humildad, pero no necesariamente debe ser así.

La humildad es un valor, y difícilmente alguien lo tendrá en un 100%. Así como nadie puede considerarse completamente responsable, ni honrado, o leal por ejemplo. Si existieran en un estado puro e incorruptible viviríamos en un mundo perfecto, cosa que no es así.

PAZ Y BIEN A ERE EREA
P.D.: En ese momento dije que soy humilde, pero despues de conocer realmente su significado me doy cuenta que no lo soy. Confesión para mí mismo.