sábado, 10 de julio de 2010

Fútbol, ¿Es historia?

Comienzo a creer que lo publicado por “L´Osservatore”, aquello que los “Los guaraníes inventaron el fútbol”. Una excesiva cantidad de nacionalismo se mostro hacia la selección paraguaya durante el mundial de Sudáfrica 2010. Cantidades incontables de personas fuimos a recibir a la tan querida albirroja al aeropuerto (también fui). Bajaron del mismo y más que nunca sentí un orgullo de nacer en esta bendita tierra. Al día siguiente, cantidades infinitas de comunidades en el Orkut, Facebook, etc., fueron creadas para homenajear a dicho combinado. A una semana de esto, ya no queda nada.

Es increíble como los paraguayos parece que tenemos memoria a corto plazo o simplemente no nos sentimos identificados con nuestro país en otro ámbito que no sea el deportivo. Es por eso que realmente me molestaba cuando decían que la eliminación fue un “hecho histórico”. Aclaremos que soy un gran fanático del fútbol, pero no lo considero historia. Paraguay tiene logros muchos más grandes que llegar a cierta instancia en un torneo. Si fuera por eso hay en el deporte hechos que creo yo son mucho más anecdóticos.

No es que quiera ser aguafiestas, sino que me parece nada más incorrecto el hecho de no celebrar otras fechas que nos dieron la posibilidad de disfrutar de esta hermosa tierra. El fin de la Guerra Guazú, fin de la Guerra del Chaco, Independencia Nacional, entre otros. El fútbol, si bien nos da momentos de alegría, no es el que nos da la felicidad de festejar el ser paraguayos.

Evidentemente no sabemos de nuestra historia por eso ponemos como “máximo logro” el ganar un partido de fútbol, y no culpo demasiado a los habitantes por esto. Más me parece que uno de los artífices de esto es el estado. El mismo no promueve un sistema educativo correcto. La historia no es estudiada como debe ser.

Yo recuerdo que desde el séptimo grado ya comenzaba a dar clases sobre la I y II guerra mundial, la cortina de hierro; personalidades como Hitler, Stalin; que no está del todo mal, ya que es cultura general. Pero pienso que se debe incentivar más el estudio de nuestra propia cultura. Los paraguayos sabemos muy poco de nuestra historia. Dice un dicho: “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla”, y bueno, eso es lo que nos sucederá si no se cambian las reglas del juego.

Aunque no solo es el estado quien debe promover su estudio, sino también nosotros debemos estar interesados en buscarla. Si ni siquiera a nosotros nos interesa es difícil difundir la misma. De nosotros debe de nacer ese espíritu nacionalista que no solo nos hará respetar más al país en todos los ámbitos. Con la cultura y conocimiento sacaremos al país del sitial tan malo en el cual se encuentra ahora.

Es hora de un cambio, pero no esperemos que todo nos venga de arriba, busquemos nosotros esa mejoría, seamos nosotros los artífices de esa superación.

PAZ Y BIEN A ERE EREA