lunes, 24 de mayo de 2010

Ejemplo de muchacho


Todos intentamos “vender nuestra imagen”. Es el primer obstáculo con el cual nos cruzamos en todo tipo de relaciones sociales que hacemos con otras personas. Tratamos de “vender” lo mejor de nosotros. Buscamos el que solamente se vea nuestras virtudes y no así nuestros defectos para que lleven lo “mejor”.
¿Por qué tenemos ese afán de mostrar únicamente lo “bueno” que tenemos? Me parece excelente que deseemos caerles bien a todos, pero es una utopía aquello de que a todos les pareceremos buenos. Es más, es una pérdida de tiempo el hecho de no mostrarnos realmente como somos. Si no les agrado a otros, no tiene porque importarme, el mundo no se desintegrará debido a que fulanito no me habla.
Encuesta previa (risas) la primera impresión que causo en las personas es de: bandido, serio, argelado, responsable. Ahora comprendo él porque siempre me es tan difícil el llegar a aquello que deseo. Se tiene que romper inicialmente con aquella barrera de hombre “No grato” o la más letal, la de “Bandido” para poder comenzar una relación amistosa.
Y lo que realmente más me molesta, y no es ninguna secreto de estado que hay que ocultar, es que se piense que soy bandido. ¡¿Qué tengo en mi forma de ser para que se piense que lo soy?! Seré un cachafá (desprolijo, desordenado, irresponsable, etc) de primera. Pero no se dan cuenta acaso de que invierto más mi tiempo en leer, escribir, jugar Play, y demás yerbas de niño adolescente que en mujeres como lo hace un bandido. Triste pero cierto.
Lo más simpático de todo es que se me ve con un libro en la mano o se enteran de la existencia de mi blog y parece ser una obra de Picasso. Prueba para Santo Tomás, Ver para creer. Evidentemente este escrito nace a razón de las muchas veces que he escuchado de parte de mujeres el hecho de que me digan que soy un “Don Juan” y los mismos no son muy fanáticos de la lectura o del culturizarse.
Y si, trato de justificarme. Pero no en vano según mi criterio. Creo que no reúno los requisitos básicos para ser tildado de mujeriego y me juzgan de esa manera. Me falta mucho para poder llegar a ser uno. ¿Por qué trato que se vea mi lado real?, en parte porque me interesa un poco, contradictorio comparado con lo anteriormente escrito (párrafo 2), pero afecta en la credibilidad que se tiene de parte de mi.
Y si podrán decir que con el tiempo se ve lo que realmente soy, pero cuesta mucho cuando se tiene una concepción unánime de que soy un “Chinero” (como mi madre comentaba que se decía en su época). No lo soy, este escrito no cambiará nada pero por lo menos me desahogo.

PAZ Y BIEN A ERE EREA

miércoles, 12 de mayo de 2010

Hombres Bandidos

Todo comenzó como una encuesta inocente para saber si estaba correcto el mote de “Bandido” que recaía encima de mí. Pero con el transcurrir de la encuesta realmente se volvió algo más que interesante. Tome una base de 10 amigas, con la pregunta de ¿Cuáles son las características de un hombre bandido?. Los resultados con los que me topé fueron más que asombrosos en el trasfondo. La mayoría de las respuestas ya me las esperaba.
Y si, no niego que poseo muchas de estas características. Las que yo creo no poseer son: Muchas mujeres, aparece cuando te necesita, mentiroso, sobrador y lanzado. Creo que soy fachero (risas), en lo demás no sabría decirles, eso dirán mis actos. A lo previo quisiera sumar que en su mayoría había comentado que con solo mirar al hombre sabían si era mujeriego o no.
La generalidad de las féminas consultadas parecía haber sufrido las astucias de estos hombres. Pero no en solo una, sino en varias oportunidades. Lo que yo me pregunto es: ¿Cómo se puede tropezar más de una vez con la misma piedra?, que además, ya sabes caerás con la misma!.
Si yo cometo o cometí el error de meterme con alguien que no debía, no lo volveré a hacer. Tratare de cuidarme mejor en la siguiente oportunidad. Lo que yo veo es que todos, incluyome, nos dejamos llevar por las apariencias. Nadie mira la felicidad que realmente nos llegara a brindar una persona.
Más allá de estas preguntas, también surgió en mi este cuestionamiento, si saben como es este personaje, saben que hará daño, ¿Por qué no miran lo que es totalmente diferente?. Nos pasa en más de una oportunidad que nos dejamos llevar por las apariencias y las mismas siempre nos juegan una mala pasada.
Todos tenemos a alguien que está al lado nuestro, en las buenas y malas. Todos poseemos ese amigo/a que nos conoce de cabo a rabo. Sin siquiera notarlo es la persona que nos hace feliz. Desperdiciamos tanto tiempo tratando de pulir ese diamante en bruto que sabemos alguien más ha de quedárselo.
Como decía en una parte la película Simplemente no te quiere. Más específicamente Alex a Gigi: Sos la regla, no la excepción. Se me quedo grabada esta frase. Todos tratamos de conseguir aquello a lo que difícilmente podremos acceder. Perdemos tanto tiempo de nuestra vida en busca de la felicidad que sin darnos cuenta podemos conseguirlo mirando al lado nuestro.
Evidentemente no todos somos la regla, ni todos la excepción. Tampoco digo con esto que dejen de luchar por aquello que creen poder conseguirlo. Simplemente me parece que hallar la compañía adecuada sería más fácil si miramos a aquel/ella que siempre estuvo al lado nuestro y siempre nos dio la mano. Pero como imperfectos humanos buscamos lo “mejor”.
El miedo que nos invade en este caso es el de perder a esta persona tan especial, pero: ¿No sería el mismo sufrimiento que por alguien que no vale la pena?. Preferiría tener noches de angustia por alguien que siempre estuvo allí y sé me quiso y no por alguien que no vale la pena.
Como el tema es “Hombres Bandidos”, les hago una recomendación a las mujeres. No se dejen engañar por aquello que parece oro y solamente es amarillo brillante. Busquen aquello que les da realmente felicidad. Ustedes mismas me dieron las características y saben cómo somos. Lo amarillo es amarillo, y el oro, ES ORO!.

PAZ Y BIEN A ERE EREA

jueves, 6 de mayo de 2010

Tengo un admirador analfabeto! :D

Como verán en la foto, tengo un admirador secreto. Evidentemente no tengo la más pálida idea de quien ha sido el personaje que escribió estas dulces palabras en la cisterna de la facultad. Pero les comento algo, me agrada! :D.
Soy un personaje poco convencional, no me da miedo el admitir que me gusta llamar la atención, soy así. Lo que no entiendo es que lo que quiso hacer mi fan analfabeto al realizar estos grafitis.
Vamos a enumerar los posibles motivos por los cuales escribió esto.
- Si intentaste ponerme nervioso: no lo conseguiste. Me mate de la risa, gracias por hacerme feliz.
- Si trataste de darme mala fama: misión fallida. Los que me conocen en la facultad saben que no soy nada de lo que vos quisiste hacer pensar. Es más!, se piensa lo contrario, que soy bandido gua’u. jajaja XD
- Si quisiste que te buscase: ni lo intento, gracias!. Ahora todos aquellos que ven tus escritos preguntan por mí, y ser el centro de atención me encanta.
- Si buscabas demostrar superioridad: no lo lograste. Nadie sabe quién sos. El “maricón” sos vos, por esconderte detrás del anonimato para agredir.
- Si ansiabas plasmar tu ignorancia en un lugar visible: SI LOGRASTE ALGO!. Aprende a escribir. Mi primer nombre lleva acento en la “E” (AmÉrico). Maricón se escribe con tilde en la “O” y con “N” al final. (MaricÓN).
Evidentemente buscaste el denigrarme. Lo que yo veo es que sos un cobarde, analfabeto, incapaz de dialogar abiertamente como hombre. (Supongo que sos hombre porque está en el baño para caballeros).
Comprendo que estamos de todos en la viña del señor, por ello no le caeré bien a todos. Sé que no lo hago. Tampoco todo el mundo me cae bien a mí. Pero no por eso yo voy a estar hablando mal de esta persona a sus espaldas. Por suerte mis padres me educaron de la manera correcta. Me criaron para que fuese cortes, caballero, sincero, valiente, honesto, no hipócrita, entre otros.
Y a vos te digo, pareceré cobarde escribiendo desde aquí, pero si me conoces sabrás que existe este sitio. Lastimosamente no te puedo decir en la cara lo que pienso ya que no tengo idea de quién sos.
Bueno, estos son los motivos por los cuales me importa un bledo lo que hayas escrito. Por último, pero no menos importante. Muchas, pero muchísimas gracias por darme un motivo más para escribir, es algo que me apasiona y creo quita lo mejor de mí.
P.D.: Se hombre. El que me digas en la cara lo que piensas de mi no es maleducado. Lo educado no quita lo valiente.

PAZ Y BIEN A ERE EREA

martes, 4 de mayo de 2010

Amarlas, ¿No comprenderlas?


Mujeres. Que gran problema poseo con las mismas. Trato de comprenderlas. Muchas de mis amigas me dicen: “A las mujeres no hay que comprenderlas, solo amarlas”. Pero, ¿Qué es lo que las hace tan difícil de “comprenderlas”?
No son difíciles de entender, sino que son difíciles de complacer. Pero dentro de esta afirmación, no son todas las mujeres otra vez las que son complicadas para consentir. Para divertir a una mujer lo único que, en mi experiencia, no hay que demostrar es que uno siente gran afecto por ellas. Vamos a citar 2 ejemplos. Mujer que se conoce en la discoteca, facultad, shopping, etc. y con la cual en la misma oportunidad se habla en la boca (conocida como “bandida”). Y aquella de la cual uno se gusta.
A todos aquí nos ha pasado que siempre hay una prueba difícil de pasar. Me he encontrado en 2 posiciones, una en la que me costó un montón el poder acceder a una mujer, y otra en la que sin mucho preámbulo la misma facilitó sin cuestionamientos el pasar buenos ratos. Hablando de esta última, en conversaciones sueltas con otras personas, se sorprendieron al enterarse lo que yo había hecho.
No entendían como tan “fácilmente” había logrado tal cosa, pero era así. Pasa que en este caso, yo jamás demostré en ese momento interés en buscar algo más de lo que suceda en ese lugar, o si sucedía era algo casual, que no iba ir mucho más allá en el tiempo. Lo que fácil viene fácil se va. Se hace de la relación algo pasajero. Así como a mí me toco la misma situación a la inversa. Me tocó ser el sorprendido.
Yo tanto había buscado algo que yo creía merecer, aquella persona que yo pensaba iba a darme tantos momentos de felicidad. Hacía de todo para poder tener conmigo aquello que creía era bueno para mí, cosa que no fue así. Buscaba ese respeto del otro lado, cosa que no encontraba, lo que hizo que me alejase y olvidase.
En los casos normales cuando se busca algo serio, demostramos eso. Pero si nos damos cuenta que no nos dan la importancia que creemos merecer, desaparecemos. Es ahí donde se aparecen los problemas. Que somos no nosotros los que no demostramos, somos nosotros los que no luchamos, etc., etc., y nos trabaja. Evidentemente hablo por casos generales, existen las excepciones a las reglas.
Les comento señoras y señoritas que están leyendo, que también somos de carne y hueso, tenemos dos pulmones, un corazón y sentimientos. La diferencia radica en que como somos hombres y no lo debemos demostrar, además de que somos mucho más decididos. Cuando decimos basta, es basta. Sea cual fuere el motivo.
Es este último lo que nos hace no poder comprenderlas. Queremos buscar el motivo de su actuar con todos estos sentimientos dentro. Sabemos que en caliente no debemos tomar una decisión. Nuestros sentimientos, mientras los poseemos, nos hacen pensar en caliente, cosa que complica la comprensión. Lo digo por experiencia.
¿Porque “nunca” (1) las comprendemos? Sencillo, porque nunca las olvidamos del todo. Son muy pocos los hombres que borran por completo de su memoria a una dama. Así que mujeres que están leyendo estas humildes palabras, no se refugien en el dicho: “A las mujeres no hay que comprenderlas, solo amarlas”, resguardando con ella cierto tipo de actitud hacia aquella persona de la cual se gustan. Hagan un mea culpa y admitan el error.
P.D.: Con este dicho más que hacernos olvidar el tratar de comprenderlas, nos hace olvidarlas a ustedes.

PAZ Y BIEN A ERE EREA
(1)Pura mentira. Después de años, cuando ya no las vemos más, ahí es cuando encontramos la lucidez y las comprendemos.

domingo, 2 de mayo de 2010

Cambiá el destino


El destino, tema picante de discusión. Hay quienes dicen que existe y evidentemente los que no creen en él. Yo soy una persona híbrida en cuanto a creer o no en ello. Hay momentos en los que parece que si existe uno y situaciones en las que no. Pero soy más partidario de que existe.
Él porque creo que existe no me lo pregunten, pero para mí es así. Muchos discuten mi creencia, que no existe y que no. Puede que tengan razón, pero mi motivo por el cual pienso que no hay uno es distinto al de ellos. En muchas situaciones el destino me decía que no podía conseguir aquello que yo quería, pero al final lo termine obteniendo. Son las excepciones las que se vencen pero se puede hacerlo.
Escucho y leo que dicen es triste dejar al destino cierta situación. Pero si no existe entonces crea el final!, busca la manera de vencer a lo que no conocemos. Y son estos humanos las que dejan que las cosas sucedan como quieran, no fuerzan los caminos, no luchan. Sufren solos diciendo que el destino no existe pero no hacen nada para cambiarlos.
Siempre obtengo lo que quiero, tarde pero lo tengo. Me ayuda a ganar el creer en vencer algo que no se puede. Le da más adrenalina a mi vida el saber que vencí a algo que no podía. Es David contra Goliat en la vida.
Claro que esta todo escrito, pero justamente es esa la parte de vida que tenemos, el borrar y escribir algo nuevo. Si es con bolígrafo no pruebes con borrador, existe el corrector. Si no lo tenés, corta un papel, pégalo encima y escribí lo que te plazca. No dejes que algo tan tonto como unas palabras te venzan.
Así que ya no quiero escuchar mas tus plagueos, si crees que no está bien algo, cámbialo! Busca otra alternativa para obtener lo que deseas u olvídalo. No te quedes deseando algo sin luchar por conseguirlo. Nadie te traerá en las manos aquello que desees. Es más, continúas así y perderás aquello que anhelas.

PAZ Y BIEN A ERE EREA