miércoles, 28 de abril de 2010

Palabras


Las palabras. Parecen tan fáciles de conocerlas pero la realidad es otra. Son muy pocas las personas que realmente saben utilizarlas. Es la herramienta más poderosa y destructiva que posee el hombre. Prueba de ello son los políticos, cada año utilizan las mismas y a pesar de ello volvemos a caer en lo que dicen. Claro que el que a nosotros nos parece que mejor habla es el que nos convence.
Con muchas personas ya he debatido, hablado, discutido. Son realmente contados con los dedos aquellos que realmente tenían coherencia en sus palabras. Hablar es muy sencillo, de hecho todos decimos algo, pero son pocos los que tiene la habilidad para poder darle significado o relevancia a sus palabras.
Yo sinceramente me considero de aquellos habilidosos que saben cómo utilizar las palabras a su voluntad para así conseguir lo que deseo. Hasta ahora he conseguido todo lo que deseo, no hay obstáculos insorteables para obtener lo que deseo. Una de las armas más poderosas que poseo para llegar a la meta es mi boca. Con ella puedo manipular las palabras a mi voluntad.
Puedo hacer que lo bueno se vea como malo, lo malo como bueno. Además de ella, tengo otras 2 poderosas herramientas, la memoria y la lógica. Poderosas maquinas que la gente no sabe cómo utilizarlas. La memoria para recordar cada detalle, situacion y palabras dichas. Todo tiene una unión, un porque se realizan y se dicen las cosas en cierto momento, y es ahí donde utilizo la lógica, para unir las mismas par encontrar el argumento del porque de las cosas.
La verdad que estas maquinas están a disposición de cualquiera, aquel que desee utilizarlas puede hacerlo. Pero no son instrumentos para uso de personas no capacitadas. Si no son correctamente utilizadas pueden ser contraproducentes. Los efectos se vienen a uno en efecto doble.

PAZ Y BIEN A ERE EREA