lunes, 1 de febrero de 2010

Lidiando con el contexto


Siempre me sucede lo mismo. Hasta ahora las cosas han sido de la misma manera. No puedo decir que en mucho hayan cambiado. Busco la forma de darle la vuelta a la situación pero en vano es mi lucha. Pero mucho tampoco pasa por eso, sino por el estrés que yo junto en mi vida a causa de ello.
La solución es sencilla, pero difícil de poner en práctica. ¿Irónico no?, aunque es así, fácil y difícil al mismo tiempo. Creí que sería más bien una cuestión de costumbre y adaptación sin embargo no es así. Cuesta, y cuesta mucho el asimilarlo, de mi parte y del contexto, el no generar más aquello que me estresa. Pero, ¿Cómo cambiar un contexto que no desea ser cambiado?
Podría bien cambiar el mismo, pero no soy así. Lucho dentro del mismo hasta que se amolde a mis deseos. No se si en este caso está correcto lo que realizo ya que es algo que no solo yo, sino también muchas otras personas batallan para poder ganarlo. Analizando y comparando casos con otras personas, las respuestas y el contexto en un 90% ha sido más que similares.
La solución para todos los casos mencionados anteriormente siempre han sido el cambiar el contexto, pero no es mi estilo. Yo soy de las personas que lucha incansablemente para lograr lo que desean, y este caso no será la excepción. Si bien costara más de lo normal no permitiré que algo así me gane.
Soy mucho más de lo que piensas, no me menosprecies ni malinterpretes. Al final de esto seré yo quien alce los brazos y de la vuelta olímpica. No es por orgullo, sino más bien por respeto. Mucho he sido criticado por el contexto por mi forma de ser.
Para demostrar que no soy yo el que no se involucró al mismo, te demostrare con actos que el mundo se equivoca. Todo lo que piensan es más que erróneo. Tal vez no lo vean así, no lo crean y sientan, pero se los aseguro que tengo la razón. Seré yo el victorioso.

PAZ Y BIEN A ERE EREA