domingo, 31 de enero de 2010

Otro camino


Ya transcurrido cierto tiempo, puedo analizar las cosas con mente mucho más fría. Ahora me doy cuenta de que es correcto lo que realice. Era ya un vicio, algo que lo hacia por hacer y no me daba felicidad, ósea si. Pero no de la manera que debería de ser.
Podría ser que lo que yo realmente encontraba era seguridad en ello, porque me daba cuenta de que en ese lugar hacía muy bien las cosas. Estaba acostumbrado al ambiente y las cosas, entonces ya eran mucho más fácil para mí. Sin embargo esto nunca es escusa para no emprender un viaje, para comenzar algo nuevo.
Ahora que estoy en este otro camino, que yo pensaba sería una ruta intransitable, llena de baches y complicaciones me doy cuenta que no es para nada así. Si bien es cierto son calles que anteriormente ya había recordado, por la costumbre había olvidado lo buenos que eran.
La clave para llegar a la meta siempre es fijarse objetivos hasta llegar a la misma. En mi caso estaba con una meta que no me convenía y con objetivos que si bien es cierto las alcanzaba, era como que un pingüino llega al Sahara, me hacía mal. Hay un dicho que dice que: “Mas vale tarde que nunca”, que bien lo puedo aplicar a esta situación en mi vida.
Ahora, con una nueva visión diferente de cómo llevar al mundo por delante. Me doy cuenta de que ciertas cosas si van a afectar o parecerá la única salida o solución, pero no es así.

PAZ Y BIEN A ERE EREA