miércoles, 9 de diciembre de 2009

Decime en la cara


Se ha creado una nueva de expresión, una innovadora forma de comunicarse entre las personas. Los mensajes de texto o sms. ¿Quien alguna vez no envió un mensaje?, todos somos víctimas de esta forma de comunicación, no digo que este mal. Pero ¿Hasta que punto es la única forma de contacto que tenemos las personas? Y no solo los mensajes de texto, también está el Messenger, mail, correo de voz, y demás formas de contacto no personal.
Son muchas las personas que van por la calle mirando una pantalla de 5 x 5, muchos de ellos con rostro feliz, otros tristes, impacientes, etc. Algunos, más sofisticados, con su laptop o simplemente hablando por teléfono. Siempre tienen algo que sentir, todo a causa de 160 caracteres (valor que se puede introducir en un mensaje). Menciono esto ya que es el más utilizado en estos días. ¿Hasta que punto llegamos que podemos expresar todo lo que pensamos en tan reducido espacio?
No sé si solamente a mi me sucede, pero son muchas las personas que utilizan los sms para decir lo que sienten, no precisamente amor ni ese tipo de cosas, sino para comentar algo que no se atreverían a decir en el rostro de las personas. Ha convertido todo tipo de expresión en una forma totalmente impersonal. Ya son muy pocas las personas que expresan lo que sienten en el rostro.
Todos estos tipos de tecnología han vuelto al ser humano en seres totalmente tímidos, por no decir cobardes, a la hora de expresarse personalmente. Ya quedaron atrás aquellos, a veces también me siento víctima, de los que se expresan mirando a los ojos, que juntan fuerzas para que los labios expresen lo que el corazón siente. Los que saben que a pesar de decir lo que deben serán odiados, los que prefieren ver la mirada de felicidad al decir lo que sienten, aman, quieren. Todos en cierto momento somos absorbidos por la facilidad de esta forma de contacto.
Respeto el punto de vista de ustedes si difiere del mío, pero me parece una salida muy fácil el no dar la cara, simplemente el decir: TE DIJE, pero de forma totalmente cobarde, detrás de un escudo gigantesco que se llama “distancia”, que salva todo tipo de pellejos, reputaciones, situaciones incomodas, pero deja al ser humano sin una característica que creo lo hace más honorable, la valentía.
Seamos valientes, y juntemos fuerzas, recuperemos nuestra dignidad y digamos lo que tengamos que decir quedando bien parados, que no existe persona más respetable que aquella que dice lo que tiene que decir mirando a los ojos.
Si es a mi, lo que quieras decime, pero DECIME EN LA CARA.

PAZ Y BIEN A ERE EREA