lunes, 26 de octubre de 2009

Conviviendo con la verdad


Parece de lo más absurdo que me paso en toda la vida, pero al parecer el vivir a base de la verdad no soluciona nada, lo único que encontré en ello es complicar más todo tipo de situaciones en las que me encuentro. Claro que esa no es la finalidad, todo lo que realizo lo hago con la intención de buscar un bienestar, sin embargo, por cierto tipo de situaciones dadas, que no lo niego, yo las provoqué, la credibilidad en mí se perdió.
Cierto, uno para ser creíble, tuvo que haber tenido un pasado en el cual siempre haya sido sincero. Yo, lastimosamente, no lo realicé de esa manera y ahora estoy sufriendo las consecuencias de eso. Pero díganme, ¿por dicho motivo ya no merezco ser escuchado?, más aun, cuando para empezar bien, yo sí dije toda la verdad, justamente para cuando me encuentre en este tipo de situaciones, lo mío sea escuchado y que no entre por un oído y salga por el otro.
Pero para cambiar lo que anteriormente hacía mal, no es que debo hacerlo solo, también la persona con la que me encuentro debe de abrirse y tratar de confiar. Evidentemente, si normalmente esto no era así, será difícil. Sin embargo como indiqué previamente, también debe haber voluntad del otro lado. No digo que la culpa la tiene el otro, sino que se debe poder escucharme y no limitarse a pensar en que en el pasado yo era así y no puedo cambiar. Creo son esas las cosas que van complicando mi decisión y hacen que desee vuelva atrás, pero no lo haré.
Ahora prefiero equivocarme mil veces con la verdad que realizarlo con la mentira. En muchas ocasiones ya me ha complicado la vida faltando a la sinceridad, he perdido cosas importantes, y me he arrepentido más de lo que he perdido. Y realmente lo que poseo en este momento, vale oro, más de lo que podía imaginar. Por lo tanto seguiré con mi decisión, diré la verdad, de manera a que por lo menos se que yo estoy tratando de hacer bien las cosas y que de mi parte hay voluntad y ganas de mejorar lo que he hecho en el pasado.
La verdad es un instrumento mortal, puede destruirte como puede ayudarte, ya me ha ayudado, así como me ha destruido, la verdad es un arma de doble filo que solamente los expertos pueden manejarla. Yo soy de los más primerizos en la utilización de ella, claro que por mi torpeza en el manejo de la misma tropiezo con grandes obstáculos que me impiden levantarme fácilmente, pero creo que después de una caída uno levanta más atento a su camino, por lo que cada vez que lo hago incremento mi credibilidad, a pesar de que me complique como lo está haciendo, seguiré mi camino y mi decisión tomada, será la que en el momento decisivo me dará la razón.-


PAZ Y BIEN A ERE EREA